top of page
  • Foto del escritorRedaccion

Ramfis Domínguez Trujillo no podría regresar a EEUU si renuncia a su ciudadanía por ser ex convicto


Washington, D.C., Especuladores del Partido Esperanza Democrática están corriendo los rumores de que Luis Jose Domínguez en EEUU quien es conocido como Luis Jose Ramfis Rafael Domínguez Trujillo en la República Dominicana podría estar tramitando una posible renuncia a su ciudadanía de los Estados Unidos y cambiar está por una residencia o hasta una visa siendo estos dos últimos muy difíciles de lograr y además abriendo un impedimento migratorio en contra de Ramfis Trujillo quien sí renuncia a la Ciudadanía de los Estados Unidos quedaría inadmisible de ingresar en territorio americano por este tener varias convicciones criminales en este país que le haría además de deportable inadmisible para residencia o hasta una visa.


Convicciones Criminales en el Estado de La Florida


Según la información obtenida del Departamento de Cumplimiento de la Ley de Florida en inglés Florida Department of Law Enforcement cuya página se puede acceder en el siguiente enlace:



Bajo el nombre original y fecha de nacimiento de Luis Jose Domínguez, nacido el 22 de mayo del 1970, últimos del número de seguro social 9346, existe un archivo criminal por un delito mayor "felonía o felony" por fraude por cheque en contra de Ramfis Domínguez Trujillo, lo cual impedirían su permanencia, viaje de visita con visa o la obtención de una residencia.



Que dice la ley INA de los Estados Unidos


Cuando las condenas penales son motivos legales para la deportación o inadmisibilidad.


Muchas de las razones para expulsar una persona que haya renunciado a la ciudadania o a un ciudadano extranjero de los EE. UU. implican condenas penales. Estos motivos de deportación son algo similares a los motivos penales de inadmisibilidad, pero tienen un alcance más limitado. Las dos categorías principales de delitos que pueden ponerlo en riesgo de ser deportado son los delitos graves con agravantes y los delitos que implican bajeza moral. La Ley de Inmigración y Nacionalidad también enumera ciertos delitos que sirven como motivos independientes de deportación, incluso si no están clasificados en una de esas dos categorías.


Si comete un delito grave con agravantes, es probable que no pueda evitar ser deportado de los EE. UU., y probablemente será inadmisible de forma permanente en los EE. UU. a partir de entonces. Se trata de delitos muy graves, como el asesinato, la violación, muchos delitos sexuales con menores, el tráfico de drogas, el tráfico de armas, el fraude de al menos una determinada cantidad, el blanqueo de capitales o la evasión fiscal de al menos una determinada cantidad, el espionaje y la traición. Además, si recibió una sentencia de prisión de al menos un año después de una condena por robo, perjurio o cualquier delito violento, esto se considerará un delito grave con agravantes. No importa si cumplió un año completo en prisión. Hay muy pocas defensas en estos casos, además de demostrar que sería torturado si regresara a su país de origen.



Renunciar la Ciudadania de los Estados Unidos.


La pérdida de la ciudadanía estadounidense es un acto serio e irrevocable que merece su cuidadosa consideración. Es imperativo que comprenda completamente la naturaleza de sus consecuencias antes de solicitar un Certificado de Pérdida de Nacionalidad. Si decide que este es el curso de acción que desea seguir, hay varios pasos que debe seguir, incluida la concertación de una cita para ir al Consulado de los EE. UU. para firmar la Declaración de entendimiento, el Cuestionario de pérdida de ciudadanía y/o el Juramento de Renuncia, en presencia de un Oficial Consular. Tenga en cuenta que la Declaración de entendimiento establece claramente que la acción que está tomando es irrevocable.


Renuncia a la ciudadanía estadounidense por parte de personas que reclaman el derecho de residencia en los Estados Unidos


La Sección 101(a)(22) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA) establece que “el término 'nacional de los Estados Unidos' significa (A) un ciudadano de los Estados Unidos, o (B) una persona que, aunque no un ciudadano de los Estados Unidos, debe lealtad permanente a los Estados Unidos”. Por lo tanto, los ciudadanos estadounidenses también son ciudadanos estadounidenses. El estado de nacionalidad de no ciudadano se refiere solo a las personas que nacieron en Samoa Americana o en la Isla Swains de padres que no son ciudadanos de los Estados Unidos. La Sección 349(a) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (8 U.S.C. 1481) rige cómo un ciudadano estadounidense perderá la nacionalidad estadounidense. La sección 349(a) establece:


Una persona que sea nacional de los Estados Unidos, ya sea por nacimiento o por naturalización, perderá su nacionalidad al realizar voluntariamente cualquiera de los siguientes actos con la intención de renunciar a la nacionalidad de los Estados Unidos:


(5) hacer una renuncia formal a la nacionalidad ante un funcionario diplomático o consular de los Estados Unidos en un estado extranjero, en la forma que prescriba el Secretario de Estado; o


(6) hacer en los Estados Unidos una renuncia formal por escrito a la nacionalidad en la forma prescrita por el Fiscal General, y ante el funcionario que éste designe, siempre que los Estados Unidos se encuentren en estado de guerra y el El Fiscal General aprobará tal renuncia como no contraria a los intereses de la defensa nacional.


La renuncia es la forma más inequívoca en la que una persona puede manifestar su intención de renunciar a la nacionalidad estadounidense. Dado que la nacionalidad es un estado que es personal para el ciudadano estadounidense individual, un padre o tutor legal no puede renunciar a ella bajo ninguna circunstancia. Quienes estén contemplando renunciar a la nacionalidad estadounidense deben comprender que la renuncia es irrevocable, salvo lo dispuesto en la Sección 351(b) de la INA, y no puede cancelarse ni anularse en ausencia de una apelación administrativa o judicial exitosa. Dicho de otro modo, la renuncia no puede ser “retirada”, y no sólo “suspende” la nacionalidad sino que la renuncia irrevocablemente. En consecuencia, la renuncia a la nacionalidad estadounidense no es un paso que deba tomarse a la ligera y debe emprenderse solo después de pensarlo y reflexionarlo seriamente.


De conformidad con la Sección 358 de la INA, la renuncia a la nacionalidad estadounidense no da lugar a la expatriación hasta que el Departamento de Estado apruebe un Certificado de Pérdida de Nacionalidad de los Estados Unidos (CLN).


Para que una renuncia bajo la Sección 349(a)(5) de la INA sea efectiva, se deben cumplir todas las condiciones del estatuto. En otras palabras, una persona que desee renunciar a la nacionalidad estadounidense debe presentarse en persona y firmar un juramento de renuncia ante un funcionario consular o diplomático de los EE. UU. en el extranjero en una embajada o consulado de los EE. UU. La sección 349(b) de la Ley dispone que:


Toda persona que haya cometido o realizado cualquier acto de expatriación se presume que lo ha hecho voluntariamente, pero tal presunción puede ser refutada demostrando, por preponderancia de la prueba, que el acto o los actos cometidos o realizados no fueron hechos voluntariamente.


Además, tenga en cuenta que:


El Departamento de Estado de los EE. UU. y la Corte Suprema de los EE. UU. han concluido que la intención de renunciar a la nacionalidad de los EE. UU. requerida para determinar la pérdida de la nacionalidad según la Sección 349 (a) de la INA no existe cuando un renunciante reclama el derecho a continuar residiendo en los Estados Unidos, a menos que el renunciante demuestre que la residencia será como extranjero debidamente documentado bajo la ley de los Estados Unidos.


Las renuncias que no se hagan en la forma prescrita por el Secretario de Estado no tienen ningún efecto legal. Además, los ciudadanos estadounidenses no pueden renunciar efectivamente a su ciudadanía por correo. La Sección 349(a)(6) prevé la renuncia a la nacionalidad estadounidense en los Estados Unidos bajo ciertas circunstancias limitadas. Las preguntas relacionadas con la renuncia a la nacionalidad estadounidense en virtud de la Sección 349(a)(6) deben dirigirse al Departamento de Seguridad Nacional.


Las personas que contemplan renunciar a la nacionalidad estadounidense deben saber que experimentarán muchas dificultades a menos que ya posean una nacionalidad extranjera o estén seguros de adquirir otra nacionalidad poco después de completar su renuncia. En ausencia de una segunda nacionalidad, esas personas se convertirían en apátridas. Como personas apátridas, no tendrían derecho a la protección de ningún gobierno. También les puede resultar difícil o imposible viajar, ya que probablemente no tendrían derecho a un pasaporte de ningún país. Además, una persona que haya renunciado a la nacionalidad estadounidense deberá solicitar una visa para viajar a los Estados Unidos, al igual que otros extranjeros. Si se determina que no es elegible para una visa, el renunciante podría ser excluido de los Estados Unidos. La renuncia a la nacionalidad estadounidense no impide necesariamente la deportación de un ex ciudadano de un país extranjero a los Estados Unidos como extranjero.


Las personas que estén considerando renunciar también deben ser conscientes de que el hecho de que hayan renunciado a la nacionalidad estadounidense puede no tener ningún efecto en sus obligaciones tributarias o de servicio militar estadounidenses. Tampoco les permitirá escapar de un posible enjuiciamiento por delitos que hayan cometido o puedan cometer en el futuro que violen la ley de los Estados Unidos, o el pago de obligaciones financieras, como los pagos de manutención de los hijos, incurridos anteriormente en los Estados Unidos o incurridos como nacional de los Estados Unidos en el extranjero. Las preguntas sobre estos asuntos deben dirigirse a la agencia gubernamental correspondiente.


Las personas que hayan considerado detenidamente las consecuencias de la renuncia a la nacionalidad estadounidense pueden comunicarse con la embajada o el consulado de los Estados Unidos para programar una cita. Además, a una persona en posesión de un pasaporte estadounidense que renuncie a la nacionalidad estadounidense se le pedirá que presente ese pasaporte al funcionario consular de los Estados Unidos para su cancelación. Si el Departamento de Estado aprueba la CLN, la persona no será elegible para recibir un pasaporte estadounidense en el futuro a menos que él o ella, como cualquier otro extranjero, posteriormente se naturalice en el futuro como ciudadano estadounidense.


Como se indicó anteriormente, se recuerda a las personas que contemplan renunciar a la ciudadanía estadounidense que la renuncia es irrevocable, excepto según lo dispuesto en la Sección 351(b) de la INA (8 U.S.C. 1483), y no puede cancelarse ni anularse en ausencia de una apelación administrativa o judicial exitosa.


La renuncia es la forma más inequívoca por la cual una persona puede manifestar su intención de renunciar a la ciudadanía estadounidense. Considere los efectos de renunciar a la ciudadanía estadounidense, descritos anteriormente, antes de tomar esta acción seria e irrevocable. Si se encuentra fuera de los Estados Unidos y tiene más preguntas sobre la renuncia, comuníquese con la Embajada o el Consulado de los Estados Unidos más cercano para obtener más información. Si se encuentra dentro de los Estados Unidos y tiene más preguntas sobre la renuncia, comuníquese con el Departamento de Seguridad Nacional.

98 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page