top of page
  • Foto del escritorareynosorosa

Narcos hondureños enjuiciados en Estados Unidos


Del Negro Lobo a Juan Orlando Hernández, la lista de hondureños que se enfrentan a la justicia estadounidense continúa engrosándose en las cortes de aquel país.


Tegucigalpa

Cuatro hondureños han sido sentenciados a cadena perpetua en Estados Unidos y a otros les han dado condenas que van desde los dos, seis y hasta más de 30 años de prisión por delitos de tráfico de droga.

La lista de los que no volverán a saborear la libertad la encabeza el exdiputado Juan Antonio “Tony” Hernández, Geovanny Fuentes, ambas resoluciones dictadas por el juez Kevin Castel; además, Héctor Emilio Fernández “Don H” y Sergio Neftalí Mejía Duarte.

El desfile de hondureños por las cortes estadounidenses es largo y comenzó con Carlos Arnaldo Lobo, mejor conocido como el Negro, ya que fue el primer extraditado a Estados Unidos.

En total, son 58 hombres y cinco mujeres los que han sido procesados o enjuiciados por la justicia estadounidenses.

Ocho han sido detenidos en otros países y 15 se entregaron voluntariamente. Las únicas mujeres en la lista de la criminalidad organizada requerida por la justicia norteamericana son Kensy García, Digna Valle -que ya goza de libertad-, Marlen Griselda Amaya Argueta, María Mendoza Mendoza (por tráfico de personas) y Herlinda Bobadilla, la matriarca del clan de los Montes.

A muchos de ellos, además del delito y la narcoactividad, los unen lazos familiares y de sangre. Por ejemplo, son madres e hijos: Herlinda Bobadilla y su hijo Noé Montes Bobadilla; Digna Valle y Gerson Stanley Ortega, ambos con penas cumplidas y gozando ya de su libertad.

Son hermanos los miembros de los otroras clanes de los Valle Valle, Los Cachiros y Los Amaya, además de Juan Orlando y Tony Hernández.

Los que gracias a negociaciones, o porque aceptaron su culpabilidad o cumplieron la pena, ya gozan de su libertad son 12; entre ellos, Juving Suazo, Inocente Valle Valle, Marlen Griselda Amaya, Roberto de Jesús Soto García, Byron Ruiz Ruiz, Yani Rosenthal, Yankel Rosenthal, así como Víctor López y Jorge Cruz.

El hondureño Geovanny Fuentes Ramírez fue condenado el 8 de febrero de 2022 a cadena perpetua por un delito de narcotráfico y a otros 30 años de cárcel por posesión ilegal de armas en la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

El Gobierno de Estado Unidos considera que Geovanny Fuentes Ramírez fue socio de Juan Orlando Hernández, expresidente de Honduras. Fuentes Ramírez, que se declaró inocente de los cargos, se enfrentó a un juicio y fue hallado culpable en marzo de 2021 en la corte federal para el Distrito Sur de Nueva York y sentenciado por el juez Kevin Castel.

Sergio Neftalí Mejía Duarte fue condenado en 2018 a cadena perpetua por un juez federal de Miami, Estados Unidos, como líder de una red internacional de transporte de droga a gran escala. Mejía Duarte fue capturado en Honduras en agosto de 2017 en el valle de Amarateca, en la salida al norte del Distrito Central.

En enero de 2018, un jurado había hallado culpable a Sergio Neftalí Mejía Duarte de tráfico de cocaína y conspiración para introducir más de 5 kilos de esa droga en Estados Unidos. Por más de diez años, Sergio Neftalí Mejía operó en la zona del departamento de Colón, específicamente en el valle de Sico, junto con los carteles de Los Cachiros y Wilter Blanco.

Juan Antonio “Tony” Hernández, hermano del expresidente hondureño Juan Orlando Hernández, fue condenado en marzo de 2021 por un juez de un tribunal federal de Nueva York a cadena perpetua por narcotráfico.

El exdiputado de hondureño había sido hallado culpable en 2019 de los cuatro delitos de los que fue acusado; entre ellos, tráfico de cocaína -más de 185 toneladas-, falso testimonio y posesión de armas de fuego. En la sentencia, el juez P. Kevin Castel dijo que la condena era “ampliamente merecida”.

El narcotraficante hondureño Héctor Emilio Fernández Rosa, también conocido como Don H, apeló la sentencia de cadena perpetua impuesta en 2019 por tráfico de drogas en la Corte Sur del Distrito de Nueva York, Estados Unidos. El 2 de agosto de 2019, Don H fue sentenciado a cadena perpetua en Estados Unidos por distribuir más de 150 toneladas de drogas.

En 1998, Fernández Rosa se involucró en el tráfico de drogas en Honduras como parte de un grupo que distribuía alrededor de cinco toneladas de cocaína al año. A partir de 2003 asumió un rol gerencial y aumentó la distribución a aproximadamente 10 toneladas anuales hasta al menos 2013.

Carlos Arnoldo Lobo, conocido como Negro Lobo, el primer hondureño en ser extraditado a Estados Unidos, fue condenado en 2014 a 20 años de prisión por narcotráfico.

El narcotraficante hondureño Carlos Arnoldo “Negro” Lobo salió de prisión en agosto de 2023 tras cumplir su condena por tráfico de drogas. Lobo cumplió 10 de los 20 años a los que fue sentenciado por la Corte del Distrito Sur de Florida. Se encuentra en un centro de detención.

Carlos Emilio Arita Lara, a quien EUA señala de haber quedado como sucesor al mando del cartel de Los Valle, terminará de estar preso hasta el 6 de agosto de 2037; es decir, fue condenado a 20 años y seis meses.

Carlos Emilio Arita Lara quedó como el administrador y sucesor de los negocios del cartel de los Valle Valle.

A Digna Valle Valle, capturada el 24 de julio de 2014 como parte del cartel de los Valle Valle, le dieron unos 11 años de prisión y cinco años de libertad supervisada por traficar cinco kilogramos de cocaína a Estados Unidos.

Digna Valle fue puesta en libertad supervisada el 28 de noviembre de 2018 luego de colaborar con la Fiscalía de Estados Unidos. Después de cumplir su condena solicitó asilo en Estados Unidos y está viviendo en Texas. Salió libre en 2018.

Señalado por EUA de ser líder del cartel de Los Valle, fue condenado en 2016 por una Corte Federal de Miami a 23 años de cárcel.

Luis Alonso Valle, capturado el 5 de octubre de 2014, se convirtió en colaborador de la Fiscalía y la DEA desde julio de 2016, pero sigue recluido en la Correccional Federal de baja seguridad en Oakdale, en Luisiana, y saldrá en libertad en 2040.

Fue sentenciado a 10 años de prisión en enero de 2016 por la Corte Federal de Alexandría, Virginia, Estados Unidos, al admitir su culpabilidad.

José Inocente Valle, uno de los hermanos del cartel de los Valle Valle, regresó deportado a Honduras en 2023 procedente de Estados Unidos, donde estuvo preso más de 8 años por el delito de tráfico de drogas. Salió libre en 2023.

En proceso.

Fuente: laprensa.hn

12 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page