top of page
  • Foto del escritorareynosorosa

Gisela Sánchez, la primera mujer que estará al frente del BCIE en 63 años


Una foto en blanco y negro destaca en la historia del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) que registra su sitio web. Su primer presidente ejecutivo, Enrique Delgado, firmaba los acuerdos para la puesta en marcha de la entidad en 1961, que tenía como marco el Tratado General de Integración Económica Centroamericana, suscrito un año antes.


Desde esa fecha hasta hoy, ninguna mujer ha liderado la presidencia ejecutiva. Pero eso cambiará a partir de este 1 de diciembre cuando la costarricense Gisela Sánchez asuma el cargo por un periodo de 5 años. Será la primera mujer en 63 años y 15 presidentes ejecutivos del BCIE desde sus orígenes.

Sánchez ―ingeniera industrial de 49 años y con una maestría en Administración de Empresas― ha forjado su carrera en el sector privado, desempeñándose, entre otros cargos, como presidenta de Nutrivida; directora regional de estrategia de la entidad financiera BAC Credomatic; directora regional de relaciones corporativas de la firma costarricense Florida Ice & Farm Company; y presidenta de la junta directiva de la Cámara Costarricense Estadounidense de Comercio (AmCham), también la primera mujer en este último cargo.

El Gobierno de Costa Rica la postuló el 12 de septiembre pasado y la asamblea de gobernadores del BCIE la eligió para el puesto dos meses después, el 17 de noviembre. La institución informó que lo hizo luego “de un exhaustivo y transparente proceso de concurso” a cargo de la firma Heidrick & Struggles, con 243 postulaciones y una nómina final de seis aspirantes.

La asamblea es la máxima autoridad del banco y cada país socio nombra un gobernador titular y un suplente que pueden ser el ministro de Economía, el de Finanzas, o a quien corresponda la representación según el derecho interno de cada país.

El banco cuenta con 15 socios: cinco fundadores (Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica); tres regionales que no son fundadores (Belice, Panamá y República Dominicana); y siete extrarregionales (México, Taiwán, Argentina, Colombia, España, Cuba y Corea del Sur).

Sánchez obtuvo 11 votos a favor, dos abstenciones (Honduras y Cuba) y dos votos en contra (Guatemala y Taiwán). Los últimos dos dieron su apoyo al actual vicepresidente ejecutivo del Banco, el guatemalteco Jaime Díaz, quien también era candidato al cargo. En la actualidad, Guatemala y Belice son los únicos socios diplomáticos de Taiwán en América Central.

Entrevista con la próxima presidenta ejecutiva del BCIE

En entrevista con CNN, Sánchez dijo que su propuesta sobre la transformación que requiere el BCIE fue lo que convenció a la asamblea de gobernadores. Y agregó que su visión se basa en maximizar el impacto no solo financiero del banco en la región, sino también social y ambiental, con mayor énfasis en las poblaciones vulnerables.

“Es un banco que tiene una gran trayectoria, representa el 47% de los recursos que han llegado a Centroamérica en los últimos 18 años (…) y tengo el compromiso de hacer las cosas bien, con ética, transparencia y rindiendo cuentas”.

Según el BCIE, las aprobaciones históricas de créditos en 63 años suman US$ 51.994. La encabezan los socios fundadores, Costa Rica con US $12.256, seguido de El Salvador con US$ 9.495, Honduras con US$ 7.664, Nicaragua con US$ 7.237 y Guatemala con US$ 7.237. La oficina de prensa del BCIE en Costa Rica explicó que estos montos pueden incluir créditos aprobados, pero que no se ejecutaron. La mayoría de los proyectos están relacionados, principalmente, con infraestructura vial y hospitalaria, agua, saneamiento, energía y cambio climático, entre otros.

Al anunciar su nombramiento, el presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, dijo que representa los valores del país. ¿Qué significa?

Para mí, propósito y valores son lo más importante. El propósito, claro, de maximizar el valor y la forma en la que servimos en tres dimensiones: económica, social y ambiental a Centroamérica y a los otros países también. Vengo de una familia humilde. Y si hay algo importante que puedo ofrecer, no es mi conocimiento o experiencia sino la forma transparente en que quisiera que trabajemos.

Opositores el Gobierno de Daniel Ortega han acusado al actual presidente del BCIE de supuestamente ser el sostén del régimen, lo cual ha negado el actual presidente ejecutivo Dante Mossi. ¿Planifica usted algún cambio, tiene un mandato especial de los países socios?

Yo diría que nuestro compromiso, con este tema, es fortalecer todo lo relacionado con el cumplimiento, asegurar que los recursos llegan a todos los países miembros y eso incluye Nicaragua. Son países fundadores, socios del banco y creo que hay una gran oportunidad de fortalecer políticas y controles para asegurar que los recursos se utilizan de la forma más adecuada posible. Mi principal meta en los primeros 100 días va a ser trabajar en ese fortalecimiento de políticas y controles.

El actual presidente del BCIE, Dante Mossi, dijo a CNN en conversación telefónica que hay desconocimiento sobre la forma en que funciona el BCIE. Agregó que los préstamos que se hacen a cualquier país miembro los aprueba el directorio, conformado por representantes de las naciones que son parte del banco y no el presidente ejecutivo, cargo que ha desempeñado en los últimos cinco años. “El banco es una cooperativa de países y estamos obligados por nuestros estatutos a atender solicitudes siempre y cuando tengan sentido”, señaló Mossi.

Según el organigrama del Banco, el directorio es el órgano responsable de la dirección del BCIE. En su sitio en internet, la institución explica que ejerce todas las facultades delegadas por la Asamblea de Gobernadores, por ejemplo, define las políticas operativas y administrativas, aprueba el presupuesto, así como los planes de corto, mediano y largo plazo y las operaciones activas y pasivas.

CNN preguntó a BCIE si tiene una posición institucional sobre el tema, pero no se ha obtenido respuesta.

El exrepresentante de Costa Rica ante el BCIE de 2018 a 2021, Ottón Solís, dijo que denunció en lo interno privilegios de funcionarios. ¿Tiene usted una política con respecto a esto?

Sin duda alguna. Además del tema de gobernanza, que hay que fortalecer significativamente, el otro tema que quisiera trabajar tiene que ver con eficiencia. El banco ha crecido mucho en términos de colaboradores en los últimos años, el presupuesto también ha crecido y yo creo que uno de los puntos principales que me tocará como responsabilidad es llegar a evaluar ese presupuesto y esa forma en la que se usan los recursos empezando por casa.

Por supuesto que tenemos que ser más eficientes en el uso del capital hacia afuera, pero como usted decía ―y yo coincido en eso también― en la eficiencia internamente, en cómo se invierten los recursos dentro del banco. Debemos ser eficientes bajo estándares internacionales, es claro que lo tenemos, pero también es uno de mis compromisos buscar más austeridad, buscar dónde podemos ser más eficientes y esta va a ser mi tarea en estas primeras semanas, entender bien cómo está construido el presupuesto.

CNN consultó también sobre este tema a Mossi y dijo que el presupuesto del Banco es aprobado por el directorio, “Todo se somete al directorio, el señor Solís incluso formó parte de este cuando fue el representante de Costa Rica ante la entidad”. El funcionario recalcó que algunas decisiones se toman por unanimidad y otras por mayoría. “Yo puedo llevar una iniciativa a la junta, pero es esta la que aprueba”, insistió.

CNN preguntó a BCIE si tiene una posición institucional sobre el tema, pero no se ha obtenido respuesta.

Usted será la primera mujer en presidir el banco, ¿qué implicará esto en su gestión?

Yo creo que las mujeres tenemos dentro de nuestras capacidades, además del pensamiento multidimensional, también esa conexión especial con los temas sociales. El banco tiene una gran oportunidad de trabajar más en equidad de género, en ofrecer oportunidades y mejorar la calidad de vida, la salud, la educación, la alimentación y la seguridad.

El mandato no solamente es el desarrollo y la integración económica, sino también el progreso social, la inclusión de las personas más vulnerables y, por supuesto, el cuidado del medio ambiente.

El portafolio actual del banco dedica aproximadamente el 8% a proyectos específicamente ambientales, creo que eso puede enriquecerse. Podemos trabajar más en proyectos que lleven prosperidad a la gente. Y creo que si hay algo que implica un compromiso para mí es trabajar en temas de impacto ambiental y, por supuesto, impacto social.

¿Qué papel juega Taiwán, ahora que prácticamente en América central solo quedan como aliados directos Belice y Guatemala?

Yo creo que el banco tiene una gran responsabilidad y compromiso con Taiwán. Fue, después de los países fundadores, el primero que se integró al BCIE, tiene una participación accionaria significativa, yo creo que hay muchas oportunidades de fortalecer la relación que tenemos, trabajar de la mano. Hay prácticas, por ejemplo, de mejora en tecnología, que pueden venir de allá, así que lo veo más bien como una oportunidad. Políticamente se ha ampliado más la relación, incluyendo países como Costa Rica, con China, esto no significa que no podemos fortalecer los lazos con Taiwán. Yo personalmente creo que el banco tiene que estar muy agradecido del impacto que este país ha tenido en la institución.

¿Cuáles son sus principales retos en una región que no es uniforme, afectada por la pobreza, con alto riesgo por el cambio climático y los desastres naturales?

Me encantaría pensar que podemos minimizar la pobreza, se necesita tiempo para hacerlo y debe ser una prioridad. Esto tiene que ver con equidad y oportunidades, tenemos una gran migración de nuestros países a Estados Unidos y estamos perdiendo ese talento. Si logramos mejorar las oportunidades de trabajo y de calidad de vida, sin duda alguna vamos a tener una región próspera e inclusiva.

En el tema ambiental, somos una de las regiones del mundo que está enfrentando con más agresividad los efectos del cambio climático, creo que es algo que tiene que permear todas las actividades y todas las operaciones de crédito; asegurarnos de que se hacen en armonía con el planeta. El cambio climático es una prioridad, sin dejar de lado la gestión integral de residuos y del agua. Ojalá podamos trabajar en proyectos con impacto en la integración económica, como región somos más fuertes que como países independientes.

¿Cuál es su mensaje a los centroamericanos?

Primero, gracias por la oportunidad de servir a la región y espero hacerlo con ética y transparencia, rindiendo cuentas y con mucha humildad. Como soy mujer, uno está listo para servir y pienso que a eso venimos. Sobre todo, mi mensaje es para las personas que viven en vulnerabilidad, para los que tienen menos oportunidades. Espero que el banco se convierta en un catalizador de valor para ellos, para los que más lo necesitan y que podamos realmente tener impacto positivo en las vidas de muchísimos centroamericanos.

Fuente: CNN en español

3 visualizaciones0 comentarios
bottom of page