top of page
  • Foto del escritorareynosorosa

Fiscalía de EUA: Roberto Cosenza usó dos empresas fachada para lavado


Tegucigalpa

Mensajes de WhatsApp, correos electrónicos y transferencias bancarias habrían sido parte de la trama de las coimas pagadas por un empresario estadounidense a Francisco Roberto Cosenza, exadministrador de la Tasa de Seguridad y pedido en extradición por Estados Unidos, para adjudicar contratos de uniformes policiales y otros accesorios.

Según la Fiscalía del Distrito Sur de Florida, Cosenza operó entre marzo de 2015 y noviembre de 2019 con Carl Alan Zaglin y Aldo Néstor Marchena para apoderarse de fondos estatales.

La acusación indica que el exfuncionario hondureño tuvo contacto con ejecutivos de una empresa estadounidense que proveyó indumentaria policial durante el gobierno anterior, el de Juan Orlando Hernández (2014-2018 y 2018-2022).

Sin embargo, las compras no habrían sido del todo legales, sino que hubo sobornos para adjudicar las adquisiciones millonarias, según las pruebas de la Fiscalía.

Por ejemplo, Cosenza, según Estados Unidos, controló dos empresas fachadas para recibir pagos de sobornos: una creada en 2016, en Belice, y la otra constituida en 2017, en Florida.

El exfuncionario hondureño habría utilizado la cuenta bancaria de la empresa americana para recibir pagos de sobornos de Aldo Néstor Marchena, un estadounidense que reside de Boca Ratón, en Florida.

Además, junto con Cosenza Centeno hay otros exfuncionarios de la administración anterior que ayudaron a obtener contratos para la venta de uniformes y otros bienes para la Policía Nacional de Honduras y asegurar el pago de los contratos.

La conspiración, según Estados Unidos, tuvo como propósito ofrecer, prometer y pagar sobornos a funcionarios del Gobierno hondureño para obtener y retener contratos y recibir pagos de la administración (de ese entonces) del país centroamericano.

Carl Alan Zaglin, Luis Berkman, Bryan Berkman, entre otros, acordaron con Aldo Néstor Machena que este pagara sobornos a Cosenza y otros.

La justicia de Estados Unidos acusa al exdirector de la Tasa de Seguridad de dos cargos por conspiración para cometer lavado de activos y otro por participar en transacciones de bienes derivados de actividades criminales.

La Corte Suprema de Justicia ya asignó un juez natural para que conozca la acusación. El 14 de diciembre que trascendió el pedido de extradición, Roberto Cosenza dijo en Hoy Mismo que “yo solo ejecutaba órdenes superiores, que venían de la Comisión y de los coordinadores para que se complementara. Si compramos carros para los policías, compramos carros para los diferentes organismos”.

Francisco Cosenza anunció que se presentará voluntariamente de la manera que sea posible ante la autoridad competente.

Según documentos federales de Estados Unidos, las acciones con consecuencias penales en ese país comenzaron en abril de 2015, cuando ejecutivos llegaron a Tegucigalpa para reunirse con representantes de la Policía Nacional sobre la oferta de una compañía para vender uniformes y accesorios a la Tasa de Seguridad.

Casi dos meses después se ejecutó el primer contrato, en el que se acordó proporcionar uniformes y accesorios a la Policía Nacional a cambio de más de 4.8 millones de dólares (118.5 millones de lempiras al cambio actual).

El segundo contrato fue pactado en favor de la compañía de Georgia, Estados Unidos, con la Tasa de Seguridad el 26 de octubre de 2016 para proporcionar uniformes y otros accesorios a la Policía Nacional por 5.6 millones de lempiras (138.3 millones de lempiras al cambio actual).

Eso permitió que el 6 de enero de 2017, Aldo Néstor Marchena se reuniera con Cosenza en Miami, Florida, en el Distrito Sur de Florida, para discutir la apertura de una de las empresas.

El primer depósito de los sobornos que llegó a Cosenza fue el 18 de mayo de 2017 a una cuenta en Belice, por un valor de 14,000 dólares, unos 345,800 lempiras (cambio actual).

Las negociaciones también fueron por la aplicación de mensajería WhatsApp: el 8 de diciembre de 2017, Aldo Néstor Marchena envió un mensaje a Bryan Berkman proporcionando los detalles de la cuenta de Estados Unidos, controlada por Cosenza. “(ALDO NÉSTOR MARCHENA), no puedo enviar directamente a F”, dice el mensaje en referencia a Cosenza.

Las acciones ilegales, alega Estados Unidos, se mantuvieron hasta noviembre de 2019.

“Entre marzo de 2015 y aproximadamente noviembre de 2019, Zaglin, Marchena y otros supuestamente acordaron sobornar a funcionarios del Gobierno hondureño, incluido Cosenza, para obtener contratos con la Tasa de Seguridad Poblacional por valor de más de $10 millones (casi 250 millones de lempiras al cambio actual)”, precisó la Fiscalía de Estados Unidos.

En total, la acusación explica que los conspiradores enviaron más de 166,000 dólares, unos 4.1 millones de lempiras, a cuentas bancarias controladas por Cosenza y otros funcionarios hondureños para promover colaborar con los involucrados.

Fuente: La Prensa

0 visualizaciones0 comentarios
bottom of page