top of page
  • Foto del escritorareynosorosa

En la Argentina de Milei el combustible cuesta 60% más y los pañales el doble


El nuevo presidente advirtió que las cosas iban a empeorar antes de mejorar. Los argentinos ya viven esa realidad.


En las últimas dos semanas, el dueño de un bar de vinos de moda en Buenos Aires vio cómo el precio de la carne se disparó un 73 por ciento mientras que el zapallito largo o calabacín que pone en las ensaladas aumentó el 140 por ciento. Un conductor de Uber pagó un 60 por ciento más para llenar el tanque de su auto. Y un padre dijo que había gastado el doble en los pañales de su bebé que lo que le habían costado el mes pasado.

En Argentina, un país sinónimo de inflación galopante, la gente está acostumbrada a pagar más por casi todo. Pero con el nuevo presidente del país, la vida se está complicando aún más rápido.

El 19 de noviembre, cuando Javier Milei fue electo presidente, el país ya sufría la tercera tasa de inflación más alta del mundo, con precios un 160 por ciento más altos que el año anterior.

Pero desde que el 10 de diciembre Milei asumió la presidencia y muy pronto devaluara el peso argentino, los precios han aumentado a un ritmo tan vertiginoso que muchas personas en este país de 46 millones de habitantes están haciendo nuevos cálculos para determinar cómo hacer que sus negocios u hogares sobrevivan con la crisis económica más profunda que ya se siente en el país.

“Desde que ganó Milei estamos todo el tiempo preocupados, nunca pasamos por algo así”, dijo Fernando González Galli, profesor de filosofía de 36 años en un bachillerato de Buenos Aires.

Galli ha estado intentando gastar menos sin empeorar la situación de sus dos hijas, de 6 años y 18 meses. Para ello ha cambiado a una marca más barata de pañales y se apresura a gastar sus pesos argentinos antes de que su valor se desintegre aún más. “Yo cobro y voy a comprar todo lo que puedo”.

Nahuel Carbajo, de 37 años, propietario de Naranjo Bar, un bar de vinos de moda en la capital, dijo que, como la mayoría de argentinos, se había habituado a los incrementos regulares de precios, pero que esta última semana había sido mucho más extrema de lo acostumbrado.

2 visualizaciones0 comentarios
bottom of page