top of page
  • Foto del escritorareynosorosa

“El Primo” cuidó y “El Tigre” encubrió por orden de JOH: Fiscalía de EEUU


A pesar de la declaración de culpabilidad de Mauricio Hernández Pineda, previo al juicio, la Fiscalía hilvanarán la conexión entre los tres hondureños en la acusación por narcotráfico.


Juan Carlos Bonilla Valladares, ex jefe de la Policía Nacional de Honduras, y el subcomisionado Mauricio Hernández Pineda (quien ya aceptó su culpabilidad), conforman la estructura criminal que operaba desde Honduras para traficar drogas junto al ex presidente Juan Orlando Hernández.

Así lo harán ver los fiscales en la Corte del Distrito Sur de Nueva York en el juicio en contra del exmandatario hondureño y “el Tigre” Bonilla el lunes 12 de febrero.

Con las declaraciones de los principales testigos, los fiscales hilvanaran desde el momento en el que los acusados comenzaron a operar con narcotraficantes que trasladaban la droga vía terrestre y aérea.

Con roles diferentes, la acusación señala cómo el ex presidente Juan Orlando Hernández por medio de su hermano Juan Antonio Hernández (con sentencia de cadena perpetua) dieron órdenes para el paso libre de cargamentos de cocaína que eran custodiados por el exoficial de policía Mauricio Hernández Pineda, quien para la Fiscalía según declaraciones de los narcotraficantes es primo de los Hernández.

Las aseveraciones están basadas en los testimonios de narcotraficantes que negociaron con la Fiscalía a cambio de dar la información de cómo operaba la estructura para enviar cocaína desde Honduras que les dejaron millonarias ganancias.

Mauricio Hernández Pineda se haya declarado culpable el pasado viernes 2 de febrero, previo al juicio, de un cargo relacionado al narcotráfico no cambia el panorama judicial para el expresidente ni el exdirector de al Policía Nacional.

Con la declaratoria de culpabilidad, los hechos no cambiarán, por lo que la acusación de la Fiscalía de Nueva York seguirá sosteniendo los roles que cada uno tenía y que cumplían con la venia del exmandatario.

La grave acusación que hace la Fiscalía de Nueva York indica que el expresidente hondureño no habría llegado al poder ni se habría “beneficiado exitosamente de ganancias masivas del narcotráfico si no hubiera sido por su extensa red de asociados corruptos”.

Documentos judiciales indican que estos asociados, incluido Bonilla Valladares, “también explotaron sus posiciones para traficar cocaína a Estados Unidos y proteger violentamente a otros narcotraficantes con conexiones políticas, todo para sus propios beneficios personales.

Bonilla Valladares traicionó aún más al pueblo hondureño al usar su placa policial para encubrir sus crímenes”.

Los cargos. Juan Carlos “Tigre” Bonilla Valladares está acusado de conspiración para importar cocaína a Estados Unidos y delitos relacionados con armas que involucran el uso y posesión de ametralladoras y dispositivos destructivos. Durante el juicio, la Fiscalía pretende demostrar que aproximadamente entre 2003 y 2020, múltiples organizaciones narcotraficantes en Honduras y otros lugares trabajaron juntas y con el apoyo de ciertos individuos públicos y privados prominentes.

Los documentos dicen que estos individuos serían políticos y funcionarios encargados de hacer cumplir la ley hondureños, para recibir cargamentos de varias toneladas de cocaína enviadas a Honduras desde, entre otros lugares, Colombia y Venezuela a través de rutas aéreas y marítimas, y para transportar la droga hacia el oeste en Honduras, hacia la frontera con Guatemala y eventualmente a EUA.

Bonilla Valladares fue miembro de la Policía Nacional entre 1998 y 2016. Durante su carrera policía ocupó cargos de alto rango, incluido el de jefe de policía regional con autoridad en lugares del occidente de Honduras que son estratégicamente importantes para los narcotraficantes, y fue jefe de la Policía Nacional de Honduras entre 2012 y 2013.

Entre las pruebas que presentará las Fiscalía están testimonios de narcotraficantes que han negociado, condenados o se han declarados culpables, además de documentos y otros que serán presentados durante el desarrollo del juicio que arranca el 12 de febrero.

Uno de los testimonio que incriminaría al expresidente Juan Orlando Hernández es el de Alexander Ardón, del cartel AA, quien relata desde el momento en el que con Juan Antonio Hernández comenzó a obtener ganancias del narcotráfico con la complicidad de altos jefes policiales como Juan Carlos Bonilla y Mauricio Hernández Pineda.

Alexander Ardón, conocido como Chande o AAA, fue alcalde de El Paraíso, Copán, lugar por donde los cargamentos de droga han pasado por años libremente, pues es una zona fronteriza con Guatemala.

En su extensa declaración brindada durante el juicio de Tony Hernández en octubre de 2019, Alexander Ardón afirmó haber tenido relación con él y Juan Orlando Hernández desde 2008 y los ayudó a traficar alrededor de 30 a 40 toneladas de cocaína desde 2010 hasta 2019.

Relató como en una reunión en la que estaba Juan Antonio Hernández con Joaquín Loera, alias Chapo Guzmán le entregó un millón de dólares para la campana de Juan Orlando Hernández en El Paraíso copan, donde también estaban Melvin Pinto, Hugo Ardón; Mario Cálix, el primo , Otto Salguero y Ronal Salguero.

Fuente: laprensa.hn

3 visualizaciones0 comentarios
bottom of page