top of page
  • Foto del escritorareynosorosa

Cómo el cambio de horario podría afectar su salud y cómo prepararse


WASHINGTON

La mayor parte de Estados Unidos se adelanta el domingo al horario de veranoy perder esa hora de sueño puede hacer más que dejarte cansado y de mal humor al día siguiente. También podría dañar su salud.

Las mañanas más oscuras y la mayor luz del atardecer desequilibran el reloj biológico, lo que significa que el horario de verano puede provocar problemas de sueño durante semanas o más. Los estudios incluso han encontrado un aumento en los ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares justo después del cambio de horario de marzo.

Hay formas de facilitar la adaptación, incluida recibir más luz solar para ayudar a restablecer el ritmo circadiano y lograr un sueño saludable.

"Al igual que cuando uno viaja a través de muchas zonas horarias, el tiempo que puede tomar es muy diferente para diferentes personas", dijo el Dr. Eduardo Sánchez de la Asociación Estadounidense del Corazón. "Comprende que tu cuerpo está en transición".


¿Cuándo comienza el horario de verano?

El horario de verano comienza el domingo a las 2 am, una hora de sueño que desaparece en la mayor parte de los EE. UU. El ritual se revertirá el 3 de noviembre cuando los relojes "retrocedan" cuando finalice el horario de verano.

Hawái y la mayor parte de Arizona no hacen el cambio de primavera y se apegan al horario estándar durante todo el año junto con Puerto Rico, Samoa Americana, Guam y las Islas Vírgenes de Estados Unidos. En todo el mundo, decenas de países también observan el horario de verano, que comienza y termina en fechas diferentes.

Algunas personas intentan prepararse para la sacudida del sueño del horario de verano acostándose un poco más temprano con dos o tres noches de anticipación. Dado que un tercio de los adultos estadounidenses ya no duermen las siete horas recomendadas por noche, ponerse al día puede ser difícil.


¿Qué le sucede a tu cerebro cuando más tarde está más claro?

El cerebro tiene un reloj maestro que se pone en marcha mediante la exposición a la luz del sol y la oscuridad. Este ritmo circadiano es un ciclo de aproximadamente 24 horas que determina cuándo tenemos sueño y cuándo estamos más alerta. Los patrones cambian con la edad, una de las razones por las que los jóvenes que se levantan temprano se convierten en adolescentes a los que les cuesta despertarse.

La luz de la mañana restablece el ritmo. Al anochecer, los niveles de una hormona llamada melatonina comienzan a aumentar, provocando somnolencia. Demasiada luz por la noche (esa hora adicional del horario de verano) retrasa ese aumento y el ciclo se desincroniza.

La falta de sueño está relacionada con enfermedades cardíacas, deterioro cognitivo, obesidad y muchos otros problemas. Y ese reloj circadiano afecta más que el sueño: también influye en cosas como la frecuencia cardíaca, la presión arterial, las hormonas del estrés y el metabolismo.


¿Cómo afecta el cambio de hora a tu salud?

Los accidentes automovilísticos mortales aumentan temporalmente los primeros días después del cambio de horario de primavera, según un estudio sobre las muertes en accidentes de tránsito en Estados Unidos. El riesgo era mayor por la mañana y los investigadores lo atribuyeron a la falta de sueño.

Luego está la conexión cardíaca. La Asociación Estadounidense del Corazón señala estudios que sugieren un aumento en los ataques cardíacos el lunes después de que comienza el horario de verano, y en los accidentes cerebrovasculares durante los dos días posteriores.

Los médicos ya saben que los ataques cardíacos, especialmente los graves, son un poco más comunes generalmente los lunes y por la mañana, cuando la sangre es más propensa a coágulos.

No está claro por qué el cambio de hora se sumaría a la conexión del lunes, dijo Sánchez, aunque probablemente algo en la abrupta alteración circadiana exacerba factores como la presión arterial alta en personas que ya están en riesgo.

Cómo prepararse para el horario de verano

Acuéstate un poco más temprano los viernes y sábados por la noche y trata de tener más luz por la mañana. Avanzar en las rutinas diarias, como la hora de cenar o hacer ejercicio, también puede ayudar a indicarle a su cuerpo que comience a adaptarse, aconsejan los expertos en sueño.

Las siestas y la cafeína, así como la luz nocturna de los teléfonos y otros dispositivos electrónicos, pueden hacer que adaptarse a una hora de acostarse más temprana sea aún más difícil.

Estén atentos: algunos grupos de salud, incluida la Asociación Médica Estadounidense y la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño, han dicho que es hora de eliminar los interruptores horarios y que seguir con el horario estándar durante todo el año se alinea mejor con el sol y la biología humana.

Fuente: AP

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page